La reforma de la Reserva Federal de 2008: ¿La oferta de dinero es endógena o exógena?

Guillermo Giglian

Ver

2014-12 - En las economías contemporáneas, el flujo de dinero está determinado por factores endógenos y exógenos. Esto significa que la oferta de base monetaria y de crédito bancario está impulsada por los requerimientos de fondos de las firmas para producir. Pero, al mismo tiempo, que el gobierno ejerce un manejo sobre aquellos flujos, de igual manera que lo hace con la tasa de interés o con otros instrumentos. Tal perspectiva ha sido defendida, desde hace tiempo, por Marx y por la Banking School. Esta visión del sistema del dinero se opone tanto a la idea de que su oferta es puramente exógena, como lo sostiene el monetarismo, o puramente endógena, de acuerdo a la concepción horizontalista. Varios hechos recientes confirman su dimensión exógena, hasta hace poco negada por varias corrientes, tales como las esterilizaciones masivas de los bancos centrales por compras de divisas o la reforma de la Reserva Federal de 2008. Esta última, introdujo lo que pasó a denominarse el principio del “desacople” o del “divorcio” de la tasa de interés y de la base monetaria (Keister y McAndrews, Borio y Disyatat, Lavoie). Esto es, la posibilidad de un manejo independiente sobre cada una de ellas. De esta forma, se ha reabierto el debate sobre el funcionamiento del dinero y, además, se asiste a replanteos por parte de varias escuelas teóricas.